viernes, 15 de diciembre de 2017

¡Eureka! palabra del día


16th-century illustration of Archimedes in the bath, with Hiero's crown at bottom right
La palabra eureka es un término tan cargado de sentido, como la anécdota de aquel matemático sabio que le dio su significado. Cuenta la leyenda, que Arquímedes de Siracusa se expresó así (no una sino dos veces) en cuanto resolvió un difícil problema, descubriendo con ello la ley fundamental de la hidrostática (principio de arquímedes). 


eureka ¡lo halle! Expresión atribuida al físico Arquímedes cuando, estando en el baño, descubrió la ley fundamental de la hidrostática. (Diccionario de sinónimos y antónimos, Oceano Grupo Editorial, Madrid: 1995, pp. 764 y 780.

La solución de tal enigma, fue encargada por el tirano Hierón de Siracusa. Y Arquímedes lo resolvió meditándolo durante una de las actividades más prosaicas que una persona pueda hacer: tomando un baño.
Menciono la anécdota, porque de ella se desprende el uso que actualmente le damos a la palabra. Pues podemos expresarnos así al dar con la solución de algún acertijo, al descifrar algún misterio o tras resolver un problema después de un buen rato de reflexión.
Puesto que Arquímides era griego (Siracusa, por aquel entonces pertenecía a Grecia), la interjección proviene del griego (εὕρηκα 'he hallado'). Precisamente Hierón era el monarca de Siracusa y lo que encomendó a Arquímedes, que era algo así como el consultor en jefe de Hierón, fue asegurarse de que su nueva orona era en efecto de oro y no había sido en gañado.

miércoles, 13 de enero de 2016

Ciempiés | palabra del día


El ciempiés


La palabra ciempiés (cienpiés) se refiere a un artrópodo cuyo cuerpo alargado está formado por 21 anillos. [1] Los ciempiés son venenosos y carnívoros. Técnicamente se les conoce como quilópodos. [2]

La taxonomía de los quilópodos:



Reino: Animalia.
Filo: Arthropoda.
Subfilo: Myriapoda.
Clase: Chilopoda.


Milpiés


Es fácil confundir a los ciempiés con los milpiés o diplópodos. Se diferencian de los ciempiés en que tienen dos pares de patas en casi todos los segmentos [3] (o metámeros) de su cuerpo. [2]


La taxonomía de los dilópodos:


Reino: Animalia.
Filo: Arthropoda.
Subfilo: Myriapoda.
Clase: Diplopoda.




Los Miriápodos


Los miriópodos o miriápodos poseen «un par de patas marchadoras en cada segmento del tronco», a diferencia de los insectos que cuentan con tres pares de patas en el tronco. [4] Tanto los diplópodos como los quilópodos son miriápodos. [5]


Miriópodo azul por José Miguel S. (license: CC BY-SA 4.0)

Licencia Creative Commons
Miriópodo Azul por José Miguel S. se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.















lunes, 11 de enero de 2016

Arte | Palabra del día



«Una obra de arte es un fragmento de la naturaleza interpretado por un temperamento fuerte.»
— Émile Zola c.1902. (citado por Peter J. Gärtner, et. al., Museo de Orsay. Arte y arquitectura, h.f.ullman, 2013, p.110.).


He escogido para hoy una palabra muy importante: arte. De acuerdo con lexicoon.org es la número 158 de las palabras más utilizadas, y entre las palabras relacionadas registra disciplina, habilidad, genio, etc.

Según Guido Gómez de Silva[1], arte proviene del latín artem, acusativo de ars [radical: art-]: habilidad, destreza, oficio. De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española el arte es la capacidad o habilidad para hacer algo, así como la manifestación de la actividad humana mediante la cual lo imaginario se plasma, o lo real se interpreta, mediante recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Mujer paseando — JMS.


«Amad el arte: entre todas las mentiras es la menos mentirosa.»
— Gustave Flaubert. 

El arte es tanto una aptitud, como el resultado de una acción que pretende dejar huella en el mundo. Para convertirse en artista, basta con desear dejar una marca y ser capaz de ello. Y existen muchas formas de lograrlo, pues los recursos plásticos, lingüísticos y sonoros son casi ilimitados. Podríamos decir que el límite lo marca la imaginación, aunque también existen las limitaciones impuestas por la capacidad o habilidad. 

Aunque el deseo no es suficiente, puede dar al artista el impulso necesario para desarrollar las capacidades que le permitan legar obras que contemplarán los demás. Prácticamente en cualquier actividad humana pueden producirse obras que reúnan las cualidades para ser consideradas arte.

«La obra de arte tiene su propio mundo, pero además ensancha el mundo.»
— Gabriel Zaid (Leer). 

[1] Guido Gómez de Silva, Breve diccionario etimológico de la lengua española, México: Fondo de Cultura Económica y El Colegio de México, segunda edición, 1998, p. 81.







domingo, 3 de enero de 2016

Wit | word of the day.

Word of the day: wit. / Palabra del día: wit.

En parte como un reto, para darle vida a esta bitácora ciberespacial, y para generar más interés en este rincón, he decidido elegir cada día una palabra diferente y reflexionar un poco sobre ella. Hoy, domingo tres de enero de 2016, a tan sólo tres días de iniciado este año, elegí la palabra wit.

Definición:

Wit: “an ability to say or write things that are clever and usually funny”.

Escogí esta palabra por una frase de Shakespeare que acabo de leer y me ha parecido interesante y elegante. Se la dejo enseguida:

Brevity is the soul of wit.

Una posible traducción: «La brevedad es el alma de la agudeza.» La agudeza, en este caso, significa perspicacia de ingenio. La traducción de la frase la encontré en la página 776 del Diccionario de sinónimos y antónimos (Océano: Barcelona, 1995).

Shakespeare continúa y se mantendrá como uno de los mejores escritores de la historia. Sus obras aun mantienen el interés de una innumerable cantidad de lectores, y su calidad resulta evidente. Me parece que la cita que acabo de compartirles expresa sucintamente el porque.

Ya he escrito sobre lo que es y representa para mí el nombre de este blog. Me gustaría también saber lo que los lectores piensan, ¡espero sus comentarios!

miércoles, 2 de septiembre de 2015

¿Qué es una ventisca?

“¿Qué es una ventisca? Imagina una nevada copiosa. Agrégale temperaturas extremas muy por debajo de los cero grados. Mezcla unos vientos fuertes y tanta nieve en el aire que apenas se pueda ver. Revuelve bien ¡y tienes una ventisca!  William B. Rice, Las Inundaciones y las Ventiscas, 2010.1




Recientemente he estado pensando sobre lo que podría escribir aquí para rescatar este pequeño rincón del mundo del olvido. Escribir en un blog resulta bastante más complicado de lo que creí al inicio.
Es una labor extremadamente compleja, especialmente cuando no deseas convertirte en uno más del montón sin aportar cosas nuevas, llamativas o al menos interesantes. Una de las tareas más difíciles del proceso es escoger el tema adecuado de cada entrada y desarrollarlo. Además, cuando te interesan tantos temas poco relacionados unos con otros, es fácil perder el interés y encontrar que el tiempo nunca alcanza para decidir sobre qué escribir y cómo hacerlo.
Aun así yo no quiero ver mi blog convertido en uno de esos frecuentes espacios, en la enorme telaraña conocida como Internet, que terminan tan olvidados que la metáfora casi se vuelve realidad y solamente falta ver las telarañas para notar lo descuidado y polvoriento de aquel rincón. He de admitir que hasta ahora no he resguardado este ‘lugar’ contra ese riesgo.
En tales circunstancias encontré la cita del inicio. Desde que empecé este pequeño (ciber)-espacio el nombre que elegí me ha gustado mucho, aun cuando al principio no tenía muy claro que quería decir con ello. Así que las palabras de W. B. Rice me han dado algo de inspiración y ánimo para seguir garabateando, por así decir, en mi reencontrada bitácora.
__________________________
1.  William B. Rice, Las Inundaciones y las Ventiscas, 2010, citado en http://lexicoon.org/es/ventisca (consulta: 2 de noviembre de 2015).